LA NUEVA ESCUELA DE LA LOE

ÍNDICE

 

Mucho se ha debatido, hablado y escrito sobre la nueva ley Orgánica de Educación (LOE). Pero, posiblemente el aspecto más trascendental para nuestras niñas y niños ha pasado desapercibido a los padres, profesores y a la opinión pública en general: El nuevo modelo de escuela.

Howard Gadner, desde la Universidad de Harvard, nos decía en su artículo “¿Es inteligente el superdotado?” publicado en la Vanguardia el pasado 10 de Junio: “La equidad y la excelencia necesitan no estar en conflicto, pero existe una tensión innegable entre ellas” .

La LOE, fundamentada en la equidad, supera el viejo conflicto, mediante una apuesta clara por la excelencia, como estímulo comprometido y compartido por todos.

Estamos ante la primera Ley que reconoce el derecho a una educación diferente, no sólo a los superdotados, también, y de forma expresa, a todos los de las demás especificidades que constituyen el concepto más amplio “Alumnos con Altas Capacidades Intelectuales” , presentes en todas las aulas: un 5% de la población escolar, 1,25 alumnos por aula de primaria y 1,5 en las de secundaria.

A todos estos alumnos, la nueva Ley Orgánica les reconoce no sólo aquel concepto: “una atención educativa específica” (Art 43.1 de la LOCE), que en su ambigüedad podía, en la práctica, acabar siendo cualquier cosa, o no siendo nada, sino: “una adaptación o diversificación curricular precisa “ (Art 72.3 de la LOE).

La responsabilidad del diseño, aplicación y desarrollo de estas adaptaciones curriculares, en la LOCE lo era “de las administraciones educativas” (LOCE Art. 43.1). Ahora, con la LOE ha pasado a constituir responsabilidad exclusiva de “los centros educativos” (LOE. Art. 72.3), en su autonomía pedagógica, quedando al margen los funcionarios de los equipos oficiales de asesoramiento psicopedagógico, que en su desconocimiento específico, con frecuencia, venían impidiendo tanto el necesario diagnóstico, como el tratamiento educativo a estos alumnos.

La excelencia, como valor educativo, halla en la participación activa de todos los alumnos, en estas Adaptaciones Curriculares “a la alta”, el estímulo para el conjunto aula.

El Dr. Miranda Romero, en su artículo: “Respuesta a la Superdotación” , publicado en la Vanguardia el pasado 8 de Enero, se refería a ello, sintetizado:

 

<< La Adaptación Curricular que estos alumnos necesitan, nada tiene que ver con una atención individualizada. La participación activa de todos los alumnos del aula en estas Adaptaciones Curriculares “a la alta” –cada uno desde sus capacidades, talentos y valores específicos, que todos tienen– constituye el gran elemento dinamizador que eleva el rendimiento del grupo, en el pluralismo compartido que favorece a todos y aleja nuestro espantoso fracaso escolar. >>

Esta participación activa de todos los alumnos del aula en estas Adaptaciones Curriculares constituye la base de la equidad y la excelencia. La base de la escuela inclusiva.

Decía Jordi Pujol, Presidente de la Generalitat de Catalunya: “Cada uno y cada una de nuestros alumnos es diferente, y en consecuencia necesitan crecer en conocimientos y en valores en una escuela adaptable, flexible y creativa”.

El portavoz de Esquerra Republicana, en el Parlamento de Catalunya, Josep Mª Freixenet, decía: “Este es el cambio que tenemos que conseguir, si no, no podemos decir que formamos ciudadanos”.

Esta es la nueva escuela de calidad para todos de la LOE.

La investigación científica de estos fenómenos de la inteligencia humana ha avanzado. Los nuevos postulados de la Neurociencia fundamentan las actuales definiciones científicas, conocidas como “Universidad de Girona - 2005” . Las Altas Capacidades ya aparecen como fenómenos cognoscitivos y emocionales, y se sitúan en su interacción permanente de factores.

La serie de artículos científicos “Niños y niñas superdotados” de La Vanguardia, se inicia con el referido del Dr. Juan Luis Miranda:

 

<< Inicialmente la Superdotación fue considerada como un mero fenómeno psicométrico. Después, cognitivo. Hoy sabemos que la Superdotación es un fenómeno cognoscitivo y emocional, en su confluencia y en la interacción permanente de sus factores, que implica tanto el área de salud como de la educación >>

La unanimidad científica es completa. Los sistemas educativos han comenzado a adaptarse a la nueva realidad científica. El Ministerio español de Educación y Ciencia, el pasado 23 de Enero publicó la norma esencial sobre el diagnóstico de estas niñas, niños adolescentes y jóvenes: “En el diagnóstico de los alumnos superdotados deberán participar profesionales con competencias sanitarias, no sólo educativas”.

El diagnóstico de los procesos emocionales y de su interacción con los cognitivos es competencia exclusiva de los profesionales de la salud.

El ámbito jurídico-competencial del diagnóstico es más amplio que el del sistema educativo. Ello ha permitido superar el “ monopolio ” que venían ejerciendo determinados funcionarios de equipos oficiales de asesoramiento psicopedagógico. A ello se refirió el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Superdotación Prof. Josep de Mirandés en su comparecencia en el Senado con motivo de la tramitación de la LOE el pasado 14 de Febrero.

 

<< Superdotados y de Altas Capacidades ya no son ni serán tan sólo aquellos niños y niñas que los miembros de los equipos de orientación o de asesoramiento de la Administración, querían reconocer que lo son. Superdotados y de Alta Capacidad, lo son y lo serán, tanto si les gusta como si no a determinados sectores del sistema educativo –parte implicada en el asunto–, todos aquellos que realmente lo son, si sus padres lo prueban por cualquier medio admitido en Derecho, como no puede ser de otra manera en un Estado de Derecho >>.

“¿Quién puede diagnosticar?”. Este es el título del artículo del Letrado experto en derecho a la educación D. Josep A. Latorre, de la Vanguardia (8-1-06), en el que indica:

 

<< Aquellas viejas actitudes de algún psicólogo de equipo de asesoramiento psicopedagógico (EAP) que ofrecía resistencia a acatar el diagnóstico clínico de la superdotación de un alumno que presentaban los padres, ya no tienen sentido en nuestro ordenamiento jurídico, como tampoco los que hacen diagnósticos clínicos sin estar en posesión del imprescindible título de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica. Este claro intrusismo está tipificado en el artículo 403 del vigente código Penal. >>

<< El sistema educativo no dispone de profesionales de la salud para realizar el diagnóstico clínico. >>

La formación específica los nuestros maestros y profesores es muy importante. La universidad está asumiendo su responsabilidad incorporando la asignatura “ Pedagogía para las Altas Capacidades ” en las carreras de Psicología, Pedagogía, Psicopedagogía y Formación del Profesorado.

El Prof. Josep de Mirandés, titular de esta asignatura en varias universidades, hacía un llamamiento a los alumnos de esta materia fundamental en su artículo “¿Pero se enseña a tratar la superdotación? publicado en La Vanguardia el pasado 27 de abril:

 

<< Es necesario que los alumnos de estas universidades pioneras pongan sus trabajos prácticos: los diseños de Adaptaciones Curriculares y los modelos de organización pedagógica de aula a disposición de cuantos profesores y maestros ejercen, para que todos nuestros hijos, superdotados o no, puedan beneficiarse de esta interacción permanente, que en el pluralismo compartido permite elevar el rendimiento de todos y superar el fracaso escolar, en la necesaria dinamización pedagógica, motivando tanto a los alumnos como a los profesores >>

Estos ejemplos prácticos de adaptaciones curriculares se suman al “ Modelo de Adaptación Curricular para Altas Capacidades ” ( http://instisuper.altas-capacidades.net/ ) y constituyen una ayuda eficaz, que complementa al Banco de Recursos para Altas Capacidades ( www.altacapacidad.org ) y permite afirmar que los maestros y profesores, - que además cuentan con las orientaciones precisas, en cada caso, del Instituto Catalán de Superdotación -, pueden realizar adecuadamente estas Adaptaciones Curriculares.

La nueva escuela de la LOE, la escuela capaz de ofrecer una respuesta diversificada para poder atender a la diversidad de nuestros niños y jóvenes, la escuela inclusiva que los incluye a todos en la realidad pedagógica de cada día, está en marcha. Ahora, es necesario que los padres presenten en la escuela el diagnóstico de sus hijos, que descubre los talentos, capacidades y valores que todos tienen, e indica sus propios estilos de aprendizaje y cómo, cada uno necesita realizar su proceso educativo.

La revolución educativa de la LOE está en marcha, en la excelencia equitativa, para todos, en el nuevo modelo de escuela, para que todos nuestros niños y niñas puedan ser más felices.

Dra. Elena Kim

Médico, Especialista en Epidemiología

Secretaria General del Instituto Internacional de Altas Capacidades